Graduarse es calzar perfecto

¿Estás lista para brillar el día de tu graduación? Para lucir espectacular y robar las miradas de todos tus compañeros e invitados, presta al calzado la misma importancia que le das a la elección del vestido. Recuerda que es el accesorio más importante de tu outfit. ¡No lo dejes para el final!

Un zapato para cada vestido

Encontrar el calzado ideal para tu vestido de graduación es todo un reto, pues una mala elección puede arruinar todo tu estilismo. ¡Ojo!

El objetivo es que el zapato luzca como la pareja perfecta del vestido, y no necesariamente porque porten el mismo color -esta moda ya no se usa-, puede ser un tono más abajo o uno más arriba, o hasta un color que contraste. Asimismo, el calzado de fiesta suele vestirse de pedrería y brillos, o de tonos metálicos, por lo que si tu vestido es sugestivo lo ideal es buscar un zapato más discreto, y viceversa. Lo que necesitas cuidar es que visualmente la combinación sea armoniosa.

El calzado que uses el día de tu graduación debe ser perfecto, de él depende que transmitas seguridad a cada paso, propia de una recién graduada que está lista para enfrentar una nueva etapa de su vida.

Elegante y cómoda

El zapato debe quedarte como guante, ni chico, ni grande. Si esto sucede, en ambos casos estarás incómoda toda la noche, ya sea porque te aprieta o porque chancleas, y no podrás caminar segura ni disfrutar el baile. ¿Cuál es el tacón ideal? Simplemente el que te haga sentir cómoda. Es cierto que los tacones de 10 centímetros en adelante y delgados afinan la silueta, pero si no estás acostumbrada a usarlos mejor opta por los que son más anchos y de 6 a 7 cms., para darle más firmeza a tu pisada.